Segunda Oportunidad

En esta ocasión la cliente aborrecía la tapa de mármol verde que cubría el aparador de su comedor. Un aparador clásico, hecho a medida, en su día, por el carpintero ebanista. Realizado en madera oscura, con sus fresados, sus adornos y sus herrajes dorados.

La clienta valoraba sustituir el mármol por un papel, un cristal … básicamente: Hacerlo desaparecer.

Nos pareció que:

  1. Eso no era más que un parche.
  2. El cambio iba a resultar inapreciable al tratarse de una superficie horizontal.
  3. Por otro lado la funcionalidad del mueble quedaría tocada.
  4. Lo que pedía a gritos este mueble era un cambio de color, integrarse en la claridad de la pared bañada por la luz y ceder su protagonismo a la pintura que preside la estancia. El mueble lo admitía y la pintura a la tiza era una técnica que cuajaba a la perfección, por el estilo y el ambiente de la casa, que rezuma un cierto aire inglés en puertas, colorido, así como mobiliario y gusto por la pintura, entre otras cosas. Ahora la madera rubia y con taracea del conjunto de mesa y  sillas ocupa el lugar que se merece y luce en todo su esplendor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s